Dulce Cosa

Muy dulce cosa es el amor de los amigos. El mismo Cielo es gozar de la vista de Dios y del amor de los amigos. En este sentido, dulcísima cosa es el amor a los santos y el amor de los santos. Un amor crece a compás del otro: experimentamos la protección de nuestros santos patrones y crecemos en confianza de su intercesión ante el trono de Dios. Pocas cosas hay que llenen tanto de consuelo a un alma devota como el amor a nuestros amigos del Cielo: ¡Los santos!

Hoy, fiesta de los 51 Beatos Mártires de Barbastro, patrones secundarios de nuestro Seminario Mayor «María, Madre del Verbo Encarnado», quiero referirme a dos cosas: primero, nuestros deberes para con los santos; y segundo, el ejemplo de devoción a los santos que nos dan los Beatos Mártires de Barbastro.

1. Los veneramos porque son ejemplo:

«Veneramos la memoria de los santos del Cielo por su ejemplaridad»[1];

2. Porque vigorizan la unidad de la Iglesia al formar con ellos un consorcio:

«Pero más aún con el fin de que la unión de toda la Iglesia en el Espíritu se vigorice por el ejercicio de la caridad fraterna[2]. Porque así como la comunión cristiana entre los viadores nos acerca más a Cristo, así el consorcio con los santos nos une a Cristo, de quien, como de Fuente y Cabeza, dimana toda la gracia y la vida del mismo Pueblo de Dios[3]»[4].

3. Es sumamente conveniente que los amemos, ¡Son amigos!, ¡son coherederos!, ¡son hermanos!, ¡son bienhechores!:

«Es, por tanto, sumamente conveniente que amemos a estos amigos y coherederos de Cristo, hermanos también y eximios bienhechores nuestros; que rindamos a Dios las gracias que le debemos por ellos; que “los invoquemos humildemente y que, para impetrar de Dios beneficios por medio de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor, que es el único Redentor y Salvador nuestro, acudamos a sus oraciones, protección y socorro”[5]»[6].

4. Porque el amor que tenemos a los santos se dirige a Cristo:

«Todo genuino testimonio de amor que ofrezcamos a los bienaventurados se dirige, por su propia naturaleza, a Cristo y termina en Él, que es “la corona de todos los santos”[7], y por Él va a Dios, que es admirable en sus santos y en ellos es glorificado[8]»[9].

5. Debemos unirnos sobre todo en la Misa:

«La más excelente manera de unirnos a la Iglesia celestial tiene lugar cuando –especialmente en la sagrada liturgia, en la cual la virtud del Espíritu Santo actúa sobre nosotros por medio de los signos sacramentales– celebramos juntos con gozo común las alabanzas de la Divina Majestad[10], y todos, de cualquier tribu, y lengua, y pueblo, y nación, redimidos por la sangre de Cristo[11] y congregados en una sola Iglesia, ensalzamos con un mismo cántico de alabanza a Dios Uno y Trino. Así, pues, al celebrar el sacrificio eucarístico es cuando mejor nos unimos al culto de la Iglesia celestial, entrando en comunión y venerando la memoria, primeramente, de la gloriosa siempre Virgen María, mas también del bienaventurado San José, de los bienaventurados Apóstoles, de los mártires y de todos los santos[12]»[13].

6. El culto a los santos consiste en la intensidad del amor activo:

«Enseñen, pues, a los fieles que el verdadero culto a los santos no consiste tanto en la multiplicidad de actos exteriores cuanto en la intensidad de un amor activo, por el cual, para mayor bien nuestro y de la Iglesia, buscamos en los santos “el ejemplo de vida, la participación de su intimidad y la ayuda de su intercesión”[14]»[15].

7. Porque enriquece copiosamente el culto a Dios:

«Pero también hagan comprender a los fieles que nuestro trato con los bienaventurados, si se lo considera bajo la plena luz de la fe, de ninguna manera rebaja el culto latréutico tributado a Dios Padre por medio de Cristo en el Espíritu, sino que más bien lo enriquece copiosamente[16]»[17]. […]

Queridos hermanos:

Enseña Santo Tomás que: «Cuanto más perfecta ha sido la caridad de los santos que ya están en la patria celestial, tanto más interceden por aquellos que están todavía en camino, ya que pueden ayudarlos con sus oraciones; y cuanto más unidos están a Dios, son tanto más eficaces estas oraciones suyas. Así se realiza el orden divino que hace refluir sobre los inferiores la excelencia de los superiores, como la claridad del sol se derrama en el aire»[1]. ¡Cuánto deben interceder por esta comunidad del Seminario Mayor nuestros santos patrones mártires! ¡Cuántas gracias que derraman a manos llenas por nosotros! ¡Cómo nos llenan con la dulzura de su amor sin límites, ya que dieron su vida, también, por cada uno de nosotros! ¡Son nuestros amigos del Cielo!


[1] SANTO TOMÁS, Suma Teológica, II-II, 83, 11.


[1] CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, Constitución dogmática sobre la Iglesia «Lumen gentium», 21/11/1964, n. 50.

[2] Cf. Ef 4,16

[3] Cf. PIO XII, Carta Encíclica «Mystici Corporis Christi», 29/06/1943, n. 216.

[4] CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, «Lumen gentium», n.50.

[5] CONCILIO TRIDENTINO, Decreto «De invocatione… Sanctorum», 03/12/1563,Dz 984 (1821).

[6] CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, «Lumen gentium», n.50.

[7] Breviario Romano, Invitatorium in festo Sanctorum Omnium.

[8] Cf. 2 Tes 1, 10.

[9] CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, «Lumen gentium», n.50.

[10] Cf. CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, Constitución sobre la liturgia «Sacrosanctum Concilium», 04/12/1963, n. 104.

[11] Cf. Ap 5,9

[12] Cf. Canon de la misa romana.

[13] CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, «Lumen gentium», n.50.

[14] Misal Romano, del prefacio concedido a las diócesis de Francia.

[15] CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, «Lumen gentium», n.50.

[16] Cf. SAN PEDRO CANISIO, Catechismus Maior seu Summa Doctrinae christianae, c. III, Ed. crít. F. Streicher, Parte I, p. 15-16, n. 44 y p. 100-101, n.49.

[17] CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II, «Lumen gentium», n.51.

Anuncios

Deje una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s